Catedral de Santa Rosa de Copán

El templo de la Catedral tiene la advocación a Santa Rosa de Lima, es un lugar de mucha paz, fe y devoción popular. La feligresía católica, nacional y extranjera, realiza peregrinaciones para pedir la intercesión de Santa Rosa de Lima, quién fue la primera Santa de América en recibir el reconocimiento canónico de la Iglesia católica.

Es la principal iglesia de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, en la ciudad de Santa Rosa de Copán, Honduras. Se cree que fue fundada alrededor de 1798, ya que la primera actividad sacramental registrada es de un matrimonio inscrito en septiembre de ese mismo año, registrado en un libro encontrado en la Parroquia de Santa Rosa de Lima, pero no fue hasta en 1803 que se terminó de construir.

Concluida su construcción, también fue bendecida ese mismo año, siendo el presbítero Pedro Antonio Pineda, primer párroco, quien con la mayor solemnidad posible dio la bendición, acompañado por 10 sacerdotes. El evento realizado durante la ceremonia de bendición se costeó por los vecinos principales, ascendiendo los gastos a mil y más pesos. Asistieron a la ceremonia grandes personalidades de la localidad, el subdelegado del partido factor de tabacos, el comandante de la milicia, y todos los cosecheros de tabaco. Se dice que la santa iglesia parroquial emanaba olor de pino e incienso y las campanas en repiques festivos anunciaban el ingreso triunfal de Santa Rosa de Lima, la Virgen del Rosario y la Virgen de Guadalupe. La aclamación de los llaneros fue apoteósica”  

Diseño Arquitectónico

De arquitectura barroca y diseñado en cruz latina, con una sola nave central, dividida en tres secciones, dentro de las cuales están los cruceros que sostienen la base de la cúpula, de estilo Romano, en medio de la mampostería.

La cúpula se eleva a una altura de 25 metros, aproximadamente, y está custodiada por cuatro esculturas de ángeles de alto relieve y en la parte más alta se encuentra pintada una paloma representando al Espíritu Santo. En cada lateral de la nave hay tres retablos elaborados en madera con imágenes en su respectivo camarín. El altar mayor se encuentra en la cabecera, clavado a la pared, pintado en color dorado y con la imagen de la virgen patrona en el centro, custodiada por otras imágenes, la bandera de la iglesia católica y la Bandera de Honduras.  

Las paredes son de adobe grueso y revestimiento de escayola, pintado en color blanco; el techo de teja está sostenido por columnas de madero en su interior que afirman los travesaños y vigas. Tiene dos columnas torres campanarios, a las cuales se llega por medio de escaleras en caracol, El suelo original de ladrillos de arcilla fue eliminado para colocar los ladrillos mosaicos actuales. El coro se encuentra en un segundo nivel al lado derecho del altar.

La fachada presenta 20 columnas romanas con enredaderas subiéndolas, dos ramas de laurel entrecruzadas y la leyenda de fundación de la Iglesia catedral. El reloj está en el centro de la fachada. Un octógono está situado en la posición donde debe ir el rosetón.

Las puertas de las tres entradas, tanto principal como de los laterales, están elaboradas en madera de caoba y pintadas en color ocre. En ellas encontramos dos caras talladas que representan a dos demonios para, según creencia popular, impedir que los feligreses entren en el sacro santuario con la carga de sus pecados y, una vez dentro y habiendo hecho sus plegarias, salgan por una de las puertas laterales ya libres de culpas

El reloj fue instalado en el año de 1862, es uno de los más antiguos de Honduras, aun funcional, esta sostenido sobre un tercer nivel elaborado previo, para la colocación de la maquinaria y una estructura de madera para que los técnicos relojeros puedan acceder a ella.

El diseño y edificación de la iglesia estuvo a cargo de los sacerdotes Miguel Antonio Pineda y Pedro Antonio Pineda.

Competencia jerárquica católica

La catedral pertenece a la Parroquia de la Virgen de Santa Rosa de Lima, teniendo como sede una Casa Cural o Parroquial, cuyo sacerdote es el sacerdote Eduardo González y vicario sacerdote Juan Ángel Gutiérrez, bajo la jurisdicción de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, cuyo jerarca es el Obispo Darwin Rudy Andino Ramírez, en el presente (año 2021).

Obispos

  • Obispo Claudio María Volio y Jiménez, (1916-1926)
  • Obispo Ángel María Navarro, (1928-1951)
  • Obispo Carlos Luis Geromini, (1952-1958)
  • Obispo Héctor Enrique Santos Hernández, (1958-1962)
  • Obispo José Carranza Chevez, (1962-1980)
  • Obispo Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, (1980-1984)
  • Obispo Luis Alfonso Santos Villeda, (1984-2011)
  • Obispo Darwin Rudy Andino Ramírez, (2011-)

Misiones.

  • El 10 de julio de 1988, la hermana, la madre Teresa de Calcuta visitó la catedral y fundó el "Hogar San José" de la Orden de las Hermanas Misioneras de la Caridad.
  • En 2018, El vicario sacerdote Juan Ángel Gutiérrez y el padre Jobel Carranza, dijo adiós la representación de la juventud católica cristiana de la diócesis, que viajó la Jornada Mundial de la Juventud JMJ en Panamá en el 2019.

Homenajes

Dentro de la Catedral se encuentran varias placas conmemorativas inmortalizando los recuerdos de varias personas que han sido importantes para la iglesia y comunidad:

  • Obispo Monseñor Francisco de Paula Campoy y Pérez:

Religioso de origen español, estuvo fungiendo como cura párroco en Santa Rosa de Copán entre los años 1829 y 1842, posteriormente fue consagrado como Obispo de Comayagua en 1842. Le fascinaba recorrer el territorio de su jurisdicción pastoral, con el fin de observar el trabajo cristiano de los clérigos u numerarios que existían en la Provincia de Honduras, aparte de incitar a los jóvenes a la educación escolar, se mantiene un recuerdo de la misión pastoral que este Obispo realizó, el cual consiste en una cruz de madera fina, tallada y pintada.

  • Obispo Monseñor José Carranza Chévez:

José Carranza Chévez, nacido en Comayagua, comenzó su trabajo sacerdotal en Santa Rosa de Copán, el 10 de junio de 1962 y fue ordenado Obispo, el 25 de julio del mismo año

  • Placa conmemorativa al Doctor y Coronel don José Silverio “Pepín” García Díaz.
  • Recuerdo de la visita de la Patrona de Honduras Virgen de Suyapa

 Santa Rosa de Lima

(Isabel Flores de Oliva; Lima, 1586 - 1617)

Todos la llamaban Rosa porque según la tradición cuando era apenas un bebé su rostro se transformó en una rosa; Rosa asumiría definitivamente tal nombre más tarde, cuando entendió que era "rosa del jardín de Cristo" y adoptó la denominación religiosa de Rosa de Santa María.

En la adolescencia, Santa Rosa se sintió atraída con singular fuerza por el modelo de la dominica Santa Catalina de Siena (mística toscana del siglo XIV); siguiendo su ejemplo, se despojó de su atractiva cabellera e hizo voto de castidad perpetua. Quiso ingresar en la orden dominica, pero al no haber ningún convento de la orden en la ciudad, en 1606 tomó el hábito blanco con negro de la Tercera Orden de Santo Domingo en la iglesia limeña de Santo Domingo.

Lo que más sobresalió en ella fue su amor hacia Dios, hacia las personas y hacia la naturaleza. El núcleo fundamental de la oración de santa Rosa no era el sacrificio ascético, sino el amor místico”.

Llegó alcanzar el grado más alto de la escala mística, el matrimonio espiritual: la tradición cuenta que, en la iglesia de Santo Domingo, vio a Jesucristo, y éste le pidió que fuera su esposa. El 26 de marzo de 1617 se celebró en la iglesia de Santo Domingo de Lima su místico desposorio con Cristo, siendo Fray Alonso Velásquez (uno de sus confesores) quien puso en sus dedos el anillo simbólico en señal de unión perpetua.

Murió el 24 de agosto de 1617, cuando apenas tenía la edad de treinta y un años, en las primeras horas de la madrugada. El mismo día de su muerte, por la tarde, se efectuó el traslado del cadáver de Santa Rosa al convento grande de los dominicos, llamado de Nuestra Señora del Rosario.

El proceso que condujo a la beatificación y canonización de Santa Rosa de Lima empezó casi de inmediato, con la información de testigos promovida en 1617-1618 por el arzobispo de Lima, Bartolomé Lobo Guerrero. Tras cinco décadas de procedimiento, el papa Clemente IX la beatificó en 1668, y un año después la declaró patrona de Lima y de Perú. Su sucesor, Clemente X, la canonizó en 1671; un año antes la había declarado además patrona principal de América, Filipinas y las Indias Orientales.

La festividad de Santa Rosa de Lima se celebra el 30 de agosto en la mayor parte de los países, pese a que el Concilio Vaticano II la trasladó al 23 de agosto.

Fue la primera Santa de América luego de producirse la primera Evangelización del continente americano. Hoy sus restos se veneran en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Lima (Santo Domingo).

Madre Teresa de Calcuta

La religiosa, fundadora de la congregación de las misioneras de la caridad, en una de sus visitas a Honduras visito la catedral de Santa Rosa de Copán, coincidiendo con la visita de la imagen de la Virgen de Suyapa a la Catedral, la madre Teresa al entrar al estuvo un rato en presencia de la Virgen de Suyapa.

Su mensaje a la comunidad de Santa Rosa de Copán fue el siguiente:

“Padres enseñen a sus hijos a orar y oren con ellos, el fruto de la oración es la fe, el fruto de la fe es el amor, el fruto del amor es el servicio, el fruto del servicio es la paz. Trabajos de amor son trabajos de paz.

Voy a orar por ustedes, que ustedes tengan amor por los otros y crezca el amor y es mi esperanza que sus hijos sean sacerdotes y hermanas en María y Cristo Jesús, es el honor más grande de la familia de Dios, sacerdotes y hermanas; y ustedes también rueguen por nosotras las hermanas, que continuemos con nuestro trabajo de amor, rueguen por que los pobres encuentren el amor de Dios.

Rogando a ustedes mis hermanas de aquí que juntas puedan hacer algo por mí y por Dios, que ni hombres, ni mujeres ni niños se sientan sin amor. Entonces vamos a hacer juntos algo bonito por Dios, por la gloria de Dios y las almas buenas

¡Dios los bendiga!”

Toda la vida y el trabajo de la Madre Teresa fue un testimonio de la alegría de amar, de la grandeza y de la dignidad de cada persona humana, del valor de las cosas pequeñas hechas con fidelidad y amor y del valor incomparable de la amistad con Dios

una Santa de nuestros tiempos, beatificada por el Papa Juan Pablo Segundo, en octubre del 2003, un ser humano que amo a los más pequeños y así lo demostró al fundar el Hogar de Niños de San José en Santa Rosa de Copán

La casa de Santa Rosa de Copán se encarga de los niños con desnutrición severa, que vienen del Dinaf o del Hospital de Santa Rosa ya que hay un gran número de niños desnutridos que vienen al hogar.

Pues ella creyó fielmente que, si no se vive para los demás, la vida carece de sentido.

Contáctenos

Centro Universitario Regional de Occidente

psauceda@unah.edu.hn
26623223
Cerrar
Calendarios 2022 Comunicados 2022 Portal de Estadística